Otra maravilla dentro de los aceites esenciales, el Laurel noble, Laurus nobilis.  Se obtiene por destilación por arrastre de vapor de las hojas, tiene un aroma dulce, herbal y fuerte. Es un gran representante de la fuerza y el valor, con sus hojas coronaban a emperadores, héroes griegos y romanos.

Tiene un alto contenido en 1,8 cineol,  esto lo hacen un gran aliado para problemas respiratorios, del sistema muscular, de la digestión y un gran estimulante en general. Ayuda  a mejorar la circulación, es analgésico y se utiliza también  en momentos de fatiga tanto física como nerviosa.

Así que podemos crear fabulosas sinergias que ayuden a nuestra parte física y emocional, de manera eficaz y sobre todo teniendo en cuenta las reglas de seguridad de este aceite esencial.

No esta indicado para niños menores de 5 años y cuidado de no aplicarlo en la cara de ellos.

Para esos días en que necesites fortaleza, puedes diluir una gotas en un roll on y aplicarlo en puntos de pulso.

 

Contracturada y adolorida

Para aplicar en una zona de contractura muscular

  • 30 ml aceite de masaje: puede ser Hierba de San Juan con Árnica
  • 6 gotas ae Laurel
  • 5 gotas ae Citronela
  • 5 gotas ae Romero

 

Circula y sigue

Para soporte en casos de mala circulación, aplicar en leve masaje desde tobillo a rodillas

  • 30 gr Loción neutra
  • 5 gotas ae Laurel
  • 5 gotas ae Ciprés
  • 3 gotas ae Limón

“Simples medidas, grandes logros”